2 octubre 2022

La investigación nos acerca al final de la EM

Los fisioterapeutas piezas indispensables en el engranaje sanitario necesario para tratar y cuidar a los pacientes de EM.

Tienes que leer

El Día Mundial de la Esclerosis Múltiple (EM) está marcado oficialmente como el último miércoles del mes de mayo, en esta ocasión, el día 30. La campaña 2018 lleva como nombre “Bringing Us Closer” (#bringinguscloser) y el lema es “La investigación nos acerca al final de la EM”. Un deseo que el Colegio Profesional de Fisioterapeutas de Castilla-La Mancha (COFICAM) respalda y apoya en esta jornada.

Existen 2,3 millones de personas con EM en todo el mundo. En C-LM hay alrededor de 2.500 enfermos. Es probable que cientos de miles más permanezcan sin diagnosticar y muchas vidas se vean afectadas indirectamente, cuidando a una persona con EM. A la mayoría de los afectados por la EM se les diagnostica entre los 25 y los 31 años de edad, y las mujeres se ven afectadas el doble que los hombres.

Las causas de la EM no se conocen y actualmente es una enfermedad que no tiene cura. Los principales síntomas son: visión borrosa, extremidades frágiles, sensación de hormigueo, inestabilidad, problemas de memoria y fatiga.

Existen 2,3 millones de personas con EM en todo el mundo

COFICAM recuerda que el tratamiento de fisioterapia es sumamente importante, y va encaminado a la reeducación de la marcha y el equilibrio, mejorar la coordinación estática y dinámica, propiocepción. También a potenciar la musculatura de miembros superiores e inferiores, ya que esta enfermedad evoluciona en cada paciente de manera diferente, y se debe personalizar cada tratamiento, adecuándolo en la mayor medida posible, al grado de tolerancia al ejercicio que tenga cada paciente.

Un equipo multidisciplinar es esencial

La labor del fisioterapeuta es de vital importancia dentro de un equipo multidisciplinar, buscando la transversalidad con otros profesionales de la salud.

Los objetivos de la fisioterapia, entre otros, son los de reeducar y mantener todo el control voluntario posible tanto a nivel motor como sensitivo. También mantener en la medida de las posibilidades del paciente los recorridos articulares, enseñar a los familiares a hacer correctamente los cambios posturales. Sin olvidar el adecuado manejo del paciente y evitar así la aparición de espasticidad y de posturas inadecuadas. 

Al tratarse de una enfermedad incurable, es fundamental la labor psicológica y motivadora del fisioterapeuta. Sin olvidar al resto de profesionales de la salud que intervienen en el tratamiento multidisciplinar, siempre con la finalidad de mantener al paciente con entusiasmo para poder seguir con la lucha diaria para combatir esta enfermedad.

- Publicidad -spot_img

Más artículos

- Publicidad -spot_img

Últimas noticias