28 septiembre 2022

Tomás Segura – El COVID y la sintomatología neurológica

El jefe del Neurología del Hospital de Albacete, Tomás Segura, asistió telemáticamente a las jornadas del Día Mundial de la Fisioterapia. Su ponencia sobre “Afectación neurológica y Covid-19" desveló datos muy interesantes de esta relación poco conocida hasta ahora.

Tienes que leer

Tomás Segura es jefe de neurología del Hospital de Albacete. Nos comenta: “Más de la mitad de los pacientes que estuvieron hospitalizados por COVID-19 presentaron sintomatología neurológica”

¿Por qué intuiste que la COVID-19 afectaba neurológicamente a los pacientes? ¿Qué relación hay?

A partir de la tercera semana de marzo de 2020 el hospital de Albacete resultó completamente colapsado por pacientes afectados por COVID-19. Todos los médicos del centro, incluyendo los neurólogos, por supuesto, fueron reclutados para atenderlos en la planta de hospitalización. Varios de mis compañeros neurólogos me comentaron que observaban un estado encefalopático en muchos pacientes, que no tenían un trastorno sistémico que lo justificara. Decidimos entonces recoger todos los datos de afectación neurológica de los enfermos que estaban ingresados en el hospital. Y observamos que era muy frecuente que existiera algún tipo de patología neurológica. Aunque en la mayoría no se trataba de una afectación muy importante. Al terminar el mes de marzo, recogimos todos nuestros datos. Con ellos elaboramos un artículo científico y presentarlo a la comunidad médica en una revista de alto impacto.

Neurology, la revista americana de referencia

El artículo publicado en Neurology, la revista americana de referencia, resultó de gran interés para la comunidad científica porque fue el más extenso entonces -y sigue siendo hasta la fecha uno de los más extensos- y porque fue el primero que dentro de la literatura occidental describió tan claramente la capacidad neurotóxica del SARS CoV 2.

Pusiste en marcha la investigación Albacovid. ¿Qué resultados lleva hasta el momento?

El registro ALBACOVID dio lugar a este primer artículo publicado en Neurology. Además, ha permitido realizar varias investigaciones muy interesantes sobre los pacientes con coronavirus que se han publicado en revistas de impacto. Por ejemplo, referidas a la posible asociación del inicio digestivo de la sintomatología con la posterior afectación neurológica. También, la presencia en algunos pacientes de nuestro registro de complicaciones epilépticas o desmielinizantes que se publicaron por separado y que eran también poco conocidas.

¿Qué síntomas se producen en el paciente que tiene afectación neurológica que pueden ponerle en alerta?

Más de la mitad de los pacientes que precisan hospitalización por COVID-19 presentaron algún tipo de sintomatología neurológica. Sin duda la más interesante para el neurólogo es la que denominamos encefalopatía, es decir, que el cerebro en su globalidad deja de funcionar bien. Dicho con palabras sencillas, el paciente se encuentra mentalmente torpe. Llevado al extremo, la encefalopatía grave es capaz de provocar coma en el paciente; y las hemorragias cerebrales que también se presentan entre el 1% y el 2% de los pacientes con coronavirus. Ambas son las sintomatologías neurológicas sobre la que se debe poner mayor atención.

Parece claro que las personas que presentan un COVID-19 grave e ingresan en un hospital tendrán con mucha frecuencia sintomatología neurológica

¿Afecta igual a aquellas personas que han tenido síntomas que a los que no?

Lo que parece claro es que las personas que presentan un COVID-19 grave e ingresan en un hospital, tendrán con mucha frecuencia sintomatología neurológica. Y también frecuentemente algún tipo de secuela (bien pulmonar, bien cardíaca o bien neurológica). Pero las personas infectadas por SARS CoV 2 que causa pocos síntomas y que a veces ni siquiera es percibida por el paciente o cursa como un simple catarro de dos o tres días de duración, pueden a la larga sufrir lo que llamamos el síndrome de COVID persistente. Curiosamente, parece más fácil que se desarrolle en las personas que no pasaron una enfermedad muy grave; antes que en las que lo hicieron, aunque está por comprobar de manera definitiva.

COVID persistente

Si fuera así, la explicación es que el paciente que ha tenido un COVID-19 más leve porque su sistema inmune era más capaz, a la larga puede provocar complicaciones de tipo autoinmunitario que den lugar al COVID persistente. Actualmente, el grupo de investigación neurológica de Albacete, con otros grupos del país, está inmerso en un proyecto que trata de desentrañar la fisiopatología del COVID persistente.

Por último, en las investigaciones que hemos realizado hasta la fecha, hay que agradecer la colaboración del resto de especialistas del hospital, sobre todo de aquellos más implicados en el cuidado de los pacientes con coronavirus y también de los servicios centrales.

- Publicidad -spot_img

Más artículos

- Publicidad -spot_img

Últimas noticias