5 octubre 2022

Conocer la causa de la fascitis plantar, el primer paso

La inflamación de la fascia es una patología bastante frecuente entre los deportistas, aunque también puede aparecer a partir de los 45 años en personas que no practican deporte.

Tienes que leer

Alberto Sánchez Sierra, fisioterapeuta de COFICAM, nos habla de la fascitis plantar y destaca que conocer la causa de la misma es el primer paso para curarla.

Levantarse, poner un pie en el suelo y sentir un dolor agudo en el pie es una de las peores sensaciones que sufren aquellos que la padecen. La fascitis plantar es una alteración del tejido fascial de la planta del pie que va desde el calcáneo (el talón) hasta la zona metatarsal (debajo de los dedos). La inflamación de dicha estructura provoca dolor y muchas veces la incapacidad para realizar la actividad deportiva o, incluso, las actividades de la vida diaria.

Esta patología es bastante frecuente entre los deportistas, principalmente corredores, atletas, futbolistas, etc. Aunque también puede aparecer a partir de los 45 años en personas que no practican deporte. Este dolor diario puede durar meses o incluso años, impidiendo disfrutar plenamente de la práctica del deporte o provocando incluso cojera. Las causas más comunes: la propia forma del pie, el tipo de calzado o el terreno, pero también malos hábitos de vida, el sobrepeso y la sobrecarga o sobreuso del pie.

La forma de pisar, una de las causas

La forma de pisar también es una de las causas principales para sufrir esta dolencia. Los pacientes que presentan una mayor tendencia a la pronación (la carga del pie tiende a desplazarse hacia el lado interno) son los que tienen más posibilidades de desarrollarla.

Dependiendo de la fase en que se encuentre la dolencia el tratamiento será uno u otro. “También dependerá, por supuesto, de la causa y será primordial modificarla, pero en ningún caso será el reposo”, señala Alberto. En cualquier caso, si no se modifica la causa que originó la primera fascitis existen muchas posibilidades de volver a padecerla de nuevo. En este sentido, se deberán adaptar las técnicas de Fisioterapia que respeten los escalones terapéuticos, de menos a más agresivo. “Un ejemplo, si hablamos de una fascitis de tres meses de evolución la evidencia nos lleva al ejercicio específico y a las ondas de choque”. 

las causas más comunes pueden ser la pisada o el tipo de calzado, pero también el sobrepeso, y la sobrecarga o sobreuso del pie

La fascitis plantar es una patología muy frecuente

La fascitis plantar es una de las patologías más frecuentes que se tratan en consulta. En el caso de no atenderla correctamente puede cronificarse, con el consiguiente dolor e incomodidad para el paciente. “El cuerpo deja de luchar por regenerar y se queda una lesión crónica. Y dependiendo del uso que le des al pie dolerá más o menos o por temporadas, según describen los pacientes”, apunta el fisioterapeuta.

A la pregunta de qué actividades son propensas a producir esta lesión no existe una respuesta concreta ya que no es el tipo, sino la cantidad que se realiza. También influye dónde y en qué estado se encuentra la persona que lo realiza. “En estos casos, menos es más. Para tratarla la actividad nunca se para, pero hay que controlar los tiempos de recuperación y cargas”.

Para prevenirla es conveniente utilizar un calzado adecuado, no sobrepasar el umbral de carga y reducir el exceso de peso que se tenga. Cabe señalar que además de conocer las causas de la fascitis plantar, en casos muy agudos o de larga evolución, es necesario acudir siempre al especialista. Para que se valore que no existan lesiones asociadas que puedan dificultar la curación o incluso empeorar el cuadro clínico. 

- Publicidad -spot_img

Más artículos

- Publicidad -spot_img

Últimas noticias