2 octubre 2022

«Evolución» es el lema del Día Mundial del Alzheimer

El día 21 de septiembre celebramos el Día Mundial del Alzheimer, una enfermedad para la que todavía no existe un tratamiento que consiga curar, prevenir o cronificar la enfermedad.

Tienes que leer

El día 21 de septiembre celebramos el Día Mundial del Alzheimer. En este año 2019, el lema escogido por CEAFA (Confederación de Asociaciones de Familiares de Personas con Alzheimer y otras Demencias), es “Evolución”.

¿Por qué “Evolución”? Porque las sociedades cambian; la demografía cambia; el perfil de las personas diagnosticadas cambia; el de la familia y el entorno social del que forma parte esa persona también cambia. Y, ante los cambios, debemos actuar en consecuencia y evolucionar. Y debemos hacerlo en la atención, en el abordaje y en la respuesta. En definitiva, en el cuidado de las personas afectadas por cualquier tipo de demencia. Incluyendo en este colectivo no solo a las personas diagnosticadas, sino a su entorno familiar y social.

Aún no existe un tratamiento para curar el Alzheimer

Como es sabido por todos, todavía no existe un tratamiento que consiga curar, prevenir o cronificar la enfermedad. Los tratamientos actuales combinan la terapia farmacológica (que tiene una eficacia limitada), con la no farmacológica. Se busca ralentizar su evolución, dotando de mayor calidad de vida al cuidador ya la persona diagnosticada de Alzheimer durante más tiempo.

Y en este apartado de las terapias no farmacológicas, el fisioterapeuta juega un papel fundamental, desde el diagnóstico inicial hasta las últimas etapas de la enfermedad.

En las fases iniciales, la labor del fisioterapeuta consiste en trabajar a nivel de la psicomotricidad, estimulando la movilidad y la coordinación. Sobre todo mediante trabajo grupal, de manera lúdica y activa.

Conforme va evolucionando, además de continuar con el trabajo que se realiza en las fases iniciales, se deben trabajar para mantener la autonomía y la independencia de la persona. Este es el objetivo fundamental desde el inicio de la enfermedad.

En la fase final, la labor del fisioterapeuta juega un papel crucial. No sólo en el bienestar de la persona enferma, evitando en la medida de lo posible las complicaciones derivadas de la inmovilidad. Sino también del familiar-cuidador, intentando hacer más fácil esa dura tarea del cuidado (asesorando en los cambios posturales, las movilizaciones, el manejo de la persona encamada, etc.).

Desde el momento del diagnóstico de la enfermedad se debe adaptar la terapia al paciente, y no el paciente a la terapia. Se ha de procurar hacer posible la premisa de la “Atención Centrada en la Persona”, un lema con el que nos guía la Asociación AFA Albacete. Este lema nos ha convertido en un referente, no solo a nivel local, sino a nivel provincial y autonómico; y que nos impulsa a seguir trabajando en este proyecto social que lucha cada día por dar luz y esperanza.

Mª Carmen García Tárraga.
Fisioterapeuta en AFA Albacete

- Publicidad -spot_img

Más artículos

- Publicidad -spot_img

Últimas noticias