2 octubre 2022

Guía para prevenir las caídas en mayores

La Unidad de Fisioterapia y Terapia Ocupacional del Hospital de Cuenca elabora una guía para la prevención de las caídas de las personas mayores, la segunda causa mundial de muerte por lesiones accidentales.

Tienes que leer

La Unidad de Fisioterapia y Terapia Ocupacional del Servicio de Rehabilitación de la Gerencia de Atención Integrada de Cuenca, dependiente del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha, ha elaborado una Guía para prevenir las caídas en personas mayores que se va a difundir entre todos los profesionales del Área Sanitaria para que la hagan llegar a sus pacientes.

Esta guía ofrece una visión general sobre la importancia de las caídas, destacando que son la segunda causa mundial de muerte por lesiones accidentales por detrás de los traumatismos causados por el tráfico. Y nos recuerdan que cada año se caen el 30% de las personas mayores de 65 años y el 50% de las mayores de los 80 años.

El equipo redactor de la misma está formado por ocho profesionales del Hospital Virgen de la Luz. Los fisioterapeutas son: Susana Priego Jiménez, Manuel Granados García, Mª José Jiménez Díaz, Alicia Carrascosa Martínez, Sonia San Pedro Navarrete y Teresa Torrijos Laín.

Las soledad de los mayores

La Guía, nos cuenta la colegiada de COFICAM Susana Priego, surge “al darnos cuenta de la gran cantidad de pacientes que acuden a nuestro Servicio de Rehabilitación tras haber sufrido una caída, por lo que comenzamos a profundizar en el tema”. Además de observar, comenta “la soledad en la que se encuentran muchos de nuestros mayores considerados como frágiles con problemas de ansiedad, depresión,… haciendo que bajen la guardia y descuiden las barreras arquitectónicas en el domicilio”.

El documento analiza los factores que causan las caídas tanto intrínsecos, que afectan al propio individuo -alteraciones del equilibrio, auditivas o visuales, enfermedades crónicas o agudas, la polifarmacia o la automedicación-. Como factores extrínsecos del entorno del anciano -el mal estado del suelo, una iluminación deficiente, un calzado inadecuado…-. Añade otros factores de riesgo relacionados con las actividades desarrolladas, principalmente en alturas, como limpiar cristales, colgar cortinas, etc.

Incluye recomendaciones para la vida diaria. Mejoras en el cuarto de baño, la cocina y el dormitorio o en las escaleras y destaca la importancia de una buena iluminación. Con interruptores al alcance la mano o incluso luces-piloto nocturnas en los pasillos. También ofrecen consejos a la hora de realizar las tareas de la casa, en la calle o en el uso del transporte público.

Se hace especial hincapié en la forma correcta de levantarse de las sillas. Detallando que se deben situar las manos en los apoyabrazos, acercando los pies a la silla o sillón, inclinando el tronco hacia delante y levantando la cabeza adelante y arriba en diagonal. Todo ello acompañado de ilustraciones que hacen más comprensible la información al sector de población al que está destinado.

Las caídas

Cuando la caída ya se ha producido, la guía incluye recomendaciones del tipo cómo levantarse del suelo y cuidados para después del accidente. En primer lugar, se aconseja pedir ayuda, marcar el número de emergencias o utilizar el dispositivo de tele-alarma, si se dispone de él. Después, hay que tratar de rodar para ponerse boca abajo, y apoyarse en los brazos para ponerse a cuatro patas. Así buscamos un elemento estable en el que colocar las dos manos y luego levantar la pierna más fuerte. Si las fuerzas fallan, descansar, y luego volver a intentarlo hasta incorporarse y sentarse.

Al final, la Guía recomienda a las personas mayores acudir a revisiones periódicas de su estado de salud y un buen control de la medicación. También recuerdan que existen ayudas técnicas para caminar como los bastones, las muletas, los andadores y dispositivos para paliar problemas sensoriales como gafas y audífonos.

Si la caída se ha producido, se recomienda acudir a la consulta del médico para tratar de averiguar la posible causa y evitar que se repita.

Para finalizar incluyen un apartado sobre la importancia de no dejar de realizar las actividades físicas propias de la vida cotidiana e incluso incorporar algún tipo de ejercicio adaptado a la edad y capacidad física o actividades grupales, consultando antes con el médico, para mejorar la salud y estar en mejores condiciones para evitar los accidentes.

Una buena acogida

La acogida ha sido muy buena entre la población de riesgo y entre personas no tan mayores. Nos comenta Priego, “hasta tal punto que muchos pacientes y familiares han acudido al Servicio de Fisioterapia demandando la guía. También se ha mandado a los equipos de Atención Primaria (médicos y enfermeros) y a otras entidades para su divulgación”.

Comenta la colegiada que, “no sólo la han leído, sino que entre las personas mayores de un mismo círculo familiar, la han comentado y compartido para seguir sus pautas. Y ha sido de gran ayuda en momentos de apuro”.

Con anterioridad ya se realizaron otras dos guías sobre “Cuidados del Miembro superior y miembro inferior para prevenir el linfedema”. Actualmente se está trabajando en la elaboración de otras guías.  Porque “consideramos fundamental trabajar en la línea de la promoción y educación para la salud y la prevención”.

En concreto las guías sobre el Parkinson y Fisioterapia Respiratoria en EPOC (actualización de pautas anteriormente descritas). En el Hospital Virgen de la Luz se cuenta con tratamientos grupales sobre estas patologías y de ahí su creación.

- Publicidad -spot_img

Más artículos

- Publicidad -spot_img

Últimas noticias