27 septiembre 2022

La Fisioterapia acelera la recuperación en los trasplantes

Los procedimientos fisioterápicos empleados van desde la aplicación de masaje suave, movilizaciones activas o activo-asistidas, la práctica de ejercicio terapéutico, hasta la hidroterapia y termoterapia, entre otros.

Tienes que leer

Cada 27 de febrero se celebra el Día Mundial del Trasplante. La fecha, impulsada por la Organización Nacional de Trasplantes de España, busca concienciar a la población del beneficio de la donación de órganos: dar vida a otro ser humano. Y, en la recuperación de los pacientes con trasplantes, la Fisioterapia juega un papel fundamental porque acelera la recuperación.

España se ha situado en 2019, por vigésimo séptimo año consecutivo, a la cabeza mundial en cuanto a número de trasplantes y donantes.

En la actualidad el trasplante de órganos tiene un alto índice de efectividad. Cada vez hay más mejoras en la forma de hacer las cirugías, más medicamentos para evitar el rechazo y acabar con las infecciones. Según datos de la Organización Nacional de Trasplantes, nuestro país ha alcanzado la cifra de 48 donantes por millón de habitantes. Esto ha posibilitado que se lleven a cabo un total de 5.314 trasplantes de órganos.

¿Cuáles son los trasplantes más frecuentes?

Además, teniendo en cuenta los datos ofrecidos por el Ministerio de Sanidad, los trasplantes que se han realizado con más frecuencia, según los órganos donados, han sido:

  • Renales: 3.310
  • Hepáticos: 1.230
  • Pulmonares: 369
  • Cardiacos: 321
  • Páncreas: 82
  • Intestino: 6

La Fisioterapia, clave para la recuperación física y emocional

En este sentido, la Fisioterapia y la labor del fisioterapeuta son claves tanto en la recuperación física, como emocional del paciente que ha sido sometido a un trasplante. El trabajo de los profesionales empieza antes de que se realice la operación. En este periodo se dedican a preparar al paciente y a mejorar su tono muscular antes de la cirugía, ya que después es habitual la pérdida de fuerza. Si el paciente tiene una buena base física, soportará mejor la cirugía y se recuperará más rápidamente.

El trabajo de los profesionales empieza antes de que se realice la operación ayudando al paciente a tener un buen tono muscular

Durante el trasplante, el equipo de Fisioterapia debe trabajar en todo momento para evitar complicaciones en la mecánica respiratoria. Y para agilizar la retirada de la Ventilación Mecánica Invasiva (VMI). En el caso de pacientes trasplantados de pulmón y corazón, la intervención de estos profesionales resulta fundamental. Eliminan secreciones y y ayudan en el aprendizaje de una correcta mecánica respiratoria.

Durante la recuperación de los trasplantes de hígado y riñón también es necesario el tratamiento con Fisioterapia. El fisioterapeuta ayuda al paciente a pasar de una vida y actividad limitadas, a una vida normal, además de prevenir la fatiga muscular o el dolor musculoesquelético.

Los procedimientos fisioterápicos empleados, van desde el masaje suave en la espalda, que resulta muy beneficioso en trasplantes de hígado o de riñón; el uso de termoterapia con calor de sacos de semillas, manta eléctrica o bolsas de agua caliente; las movilizaciones activas o activo-asistidas; la aplicación de ejercicio terapéutico, siempre bajo la supervisión de un fisioterapeuta, entre otros. Estos tratamientos siempre se implementan tras un proceso individualizado de valoración. Este proceso permite realizar una adaptación óptima de las posibilidades reales del paciente y de su grado de tolerancia al ejercicio.

- Publicidad -spot_img

Más artículos

- Publicidad -spot_img

Últimas noticias